EDUCACION CANINA
    
E D U C A C I Ó N   C A N I N A    
 
 
 LA ARTROSIS EN NUESTRAS MASCOTAS. La enfermedad silenciosa
  

 

Estamos acostumbrados a que un amigo o un familiar pueda tener artrosis. Lo que puede resultar más llamativo es que nuestro perro o gato pueda tener artrosis también.
La artrosis es una enfermedad degenerativa del cartílago de las articulaciones, que provoca una incapacidad para realizar los movimientos más frecuentes, como andar, correr o subir las escaleras
. Mucha gente llama a la artrosis “la enfermedad silenciosa”, ya que a veces nuestra mascota no tiene síntomas de dolor ni molestias, pero el cartílago puede estar degradándose. Por ello es importante no quedarse de brazos cruzados y seguir los consejos de nuestro veterinario, para evitar que el dolor y la falta de movilidad aparezcan cuando ya sea demasiado tarde.Las articulaciones son estructuras complejas y como otras partes del organismo, necesitan cuidarse. Una parte muy importante de las articulaciones es el cartílago.El cartílago es un tejido que recubre la parte final del hueso para protegerlo y absorber el impacto causado por los movimientos que realiza el animal. La compleja estructura del cartílago permite que estén casi en contacto con otro hueso. De esta forma, permite que la articulación se mueva suavemente y sin dolor. Por tanto, el cartílago aporta flexibilidad y elasticidad que permiten realizar los movimientos de las articulaciones.El cartílago puede ser fácilmente dañado. Esto puede ocurrir en animales senior, debido a que el cartílago es incapaz de mantener sus funciones. Así mismo, otros factores de riesgo que predisponen a desarrollar artrosis es el sobrepeso, el haber sido sometido a algún tipo de operación traumatológica, la inmovilización por vendajes u otros motivos durante un periodo prolongado, o el ejercicio excesivo, ya que puede forzar un desgaste excesivo de la articulación. También puede haber ciertas razas predispuestas a sufrir algún tipo de incongruencia articular, lo que puede llevar a un daño articular.Una vez que se produce el daño articular, se producen una serie de reacciones en esa zona, que pueden ir empeorando a no ser que se detenga la degradación del cartílago.Hay 4 puntos importantes que ayudarán a nuestra mascota a llevar una vida mejor si tiene artrosis:Ø       Utilización de Condroprotectores: la mayoría de veterinarios suelen utilizar una terapia para ayudar a mantener las articulaciones sanas. Los Condroprotectores son productos destinados a proteger el cartílago articular, para evitar así la degradación del cartílago. El principio activo es el Condroitín Sulfato o la Glucosamina, que son constituyentes que se encuentran de manera natural en el cartílago. Estas dos moléculas ayudan a la función del cartílago y ayudan a mantener sanas las articulaciones.La eficacia de estos productos está avalada por numerosos estudios clínicos y un punto fuerte que tienen es que además son totalmente seguros, por lo que se pueden administrar durante periodos prolongados de tiempo. De esta manera, contribuyen a que nuestra mascota pueda recuperar su capacidad de movimientos.Ø       Antiinflamatorios y analgésicos: se utilizan para aliviar el dolor o las molestias que pueda tener puntualmente nuestra mascota.Ø       Manejo del peso: un exceso de peso sobrecarga la presión ejercida sobre las articulaciones. Está demostrado que los perros con sobrepeso son mucho más propensos a sufrir de artrosis. Si tienes dudas sobre el peso ideal de tu mascota, pregunta a tu veterinario.Ø       Control del ejercicio: está encaminado a mejorar la flexibilidad, la fuerza y la coordinación de movimientos. Una pauta de ejercicio adecuada es de baja intensidad y realizada con cierta frecuencia. Pregunta a tu veterinario sobre los ejercicios más adecuados que puede realizar tu mascota, ya que él puede conocer su estado físico.

 

 ¿QUÉ ES UN CONDROPROTECTOR?Los Condroprotectores son moléculas destinadas a prevenir, retrasar, estabilizar y reparar las lesiones del cartílago articular y del hueso subcondral. Es decir, compuestos que pueden modificar el curso de la enfermedad artrósica.En la actualidad, las sustancias consideradas eficaces en el manejo de la artrosis pueden clasificarse como de acción sintomática o de acción modificadora del curso de la enfermedad.
Las sintomáticas son aquellas que actúan de forma rápida como los analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y corticoides o de forma algo más lenta como el Condroitín Sulfato, la Glucosamina y el Ácido Hialurónico, también conocidos como SYSADOA (Symptomatic Slow Acting Drugs for Osteoarthritis).
Las moléculas que actúan de forma sintomática rápida (como por ejemplo los AINEs), mejoran de forma rápida y potente los síntomas, pero éstos reaparecen tras la supresión del tratamiento. En cambio, los SYSADOA inician una respuesta más tardía que los anteriores, pero la reducción de síntomas es igual de eficaz y se prolonga durante más tiempo, incluso durante algunos meses después de la supresión del tratamiento.Los múltiples estudios que se han realizado para demostrar esta hipótesis han puesto de manifiesto que el Ácido Hialurónico, la Glucosamina y el Condroitín Sulfato pueden actuar como Condroprotectores influyendo en el curso de la enfermedad, tanto en personas como en animales.
La eficacia y seguridad que demuestran estas tres moléculas representan una mejora de la calidad de vida de los pacientes artrósicos.

Jordi Flores García-copyright
Product Manager BIOIBÉRICA

 
 volver
info@educacioncanina.com - Todos los derechos reservados - Resolución mínima de 800x600 - Política de Privacidad