EDUCACION CANINA
    
E D U C A C I Ó N   C A N I N A    
 
 
 Los consejos de educacioncanina.com
  

 

                                                                                                                       

 

Educación del cachorro

LOS 12 CONSEJOS BÁSICOS ANTE LA LLEGADA DEL CACHORRO

1-      Respeta las necesidades del cachorro y establece unas rutinas de paseo y alimentación:

-         Pienso adecuado a su edad 2-3 veces/día, y agua siempre disponible.

-         Paseos 2-3 veces/día: aportan ejercicio físico y estimulación mental.

-         Contacto social: permiten que tu cachorro interaccione con otros perros y personas de distintas edades (socialización)

-         Juego: es muy importante en esta etapa, a través del juego aprenden muchas conductas naturales, es imprescindible que nuestro perro juegue con otros perros o bien con nosotros usando juguetes para tener un perro equilibrado.

2-      Rutinas: ayudan a reducir el estrés del cachorro porque le aportamos una estabilidad en el entorno donde vive. Le daremos las comidas y realizaremos los paseos cada día a las mismas horas.

3-       Aprender el  lenguaje básico (las 4 posturas básicas)

Acercamiento no amigable

                                                       

 

 

 

 

 

 

Acercamiento amigable

Apaciguamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

Demanda de juego

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 4-      Premiarlo cuando haga una cosa bien: premiaremos inmediatamente después que haya hecho la acción deseada.

5-       No recompensar las cosas que no nos gusten (saltos, ladridos…): Ignoraremos siempre todas aquellas acciones que no nos gusten para que deje de hacerlas.

6-      Promover el comportamiento tranquilo del perro: favorecer una actitud calmada a través de caricias o bien premios que no les exciten demasiado. En este caso no recompensaremos con el juego porque activaría demasiado al animal y nosotros queremos que se mantenga calmado.

7-      Evitar el castigo: si ignoramos las conductas indeseadas acabarán desapareciendo.

8-      Enseñar al perro a hacer sus necesidades donde toca (pautas de eliminación adecuadas): premiaremos al cachorro cuando orine o defeque al sitio donde queremos y lo ignoraremos cuando lo haga donde no toca.

9-       Enseñarlo a estar solo: para prevenir y evitar la aparición de problemas de ansiedad por separación.

10-   Acostumbrarlo a ceder el plato de la comida, juguetes y otros objetos:

-         No dejar objetos que no quiero que coja a su alcance

-         Intercambiar objetos por un juguete o un premio

-         Trabajar la orden “deja” con premios

*Si le quitas un objeto sin darle nada a cambio, aprende a ser posesivo.

11-   Acostumbrarlo a la manipulación: cepillarlo, limpieza de dientes, limpieza de oídos, corte de uñas, que se deje abrir la boca...

12-    Ser consistentes en las pautes y las normas de convivencia

13-   Ante cualquier duda solicitar ayuda (asesoramiento profesional)

 

VERÒNICA SALA

Licenciada en Veterinaria col. B-4043

Educadora Canina

 

LA EDUCACIÓN CANINA EN POSITIVO 

    El objetivo es conseguir una buena comunicación entre el perro y las personas, enseñando al propietario a comunicarse correctamente y de forma efectiva con su animal de compañía y educarlo de forma positiva.


    La educación canina va más allá de la obediencia básica en los perros y busca que el animal sea sociable, que aprenda las normas de convivencia básicas en el hogar y en la calle, la prevención de problemas de comportamiento y una relación beneficiosa y equilibrada con los seres humanos. Se busca que el perro cumpla las órdenes que se le dan ya sean estas gestuales o verbales, basándonos en el refuerzo positivo (premios, caricias, juguetes… que motiven al perro a cumplir las órdenes).


    El aprendizaje es el cambio de una conducta a consecuencia de la experiencia. Así pues, uno de los principios del aprendizaje nos dice que toda conducta premiada tenderá a repetirse y toda conducta castigada tenderá a eliminarse o a derivarse a otra conducta.


    En la educación canina en positivo NO se usan técnicas aversivas (manipulación física, castigo físico, intimidación, imposición) ya que aunque puedan parecer efectivas a corto plazo para el control de ciertas conductas indeseadas, provoca un estado emocional de ansiedad, bloqueo, estrés y miedo en nuestras mascotas. Y por otro lado, existe el peligro que los perros hagan asociaciones erróneas entre el castigo y el motivo por el cual son castigados, o bien, pueden aparecer conductas nuevas indeseadas que el animal desarrolla para intentar evitar el castigo.


    P.ej. El perro ladra en el jardín cuando se acerca un extraño y le pongo un collar de descargas eléctrico para que no ladre. No ladrará para evitar la descarga pero cuando vea un extraño en el jardín se pondrá ansioso y escarbará agujeros en el suelo.


    P.ej. El perro ha orinado dentro de casa al quedarse solo. Cuando el propietario llega y lo ve, lo castiga. El perro no entiende que se le castiga por una acción que ha hecho hace horas. Asocia la llegada del propietario y la olor a orina con un castigo desagradable, y cuando llegue el propietario a casa, si hay algún pipi hecho se esconderá para evitar el castigo. No es culpabilidad, se esconde porque ha hecho esta asociación, ha hecho un aprendizaje.


    Con la educación canina en positivo, reforzaremos todo aquello que nos gusta y ignoraremos todo lo que nos desagrada. A base de repetir los ejercicios el animal comprenderá qué queremos que haga y aprenderá a hacerlos.


    Este método de aprendizaje sin castigo hará que el perro tenga una gran motivación para aprender, que este aprendizaje sea de calidad y que el perro tenga una buena calidad de vida. Pero sobretodo permite crear un gran vínculo de amor, confianza y respeto entre el perro y el propietario 

 

VERÒNICA SALA

Llicenciada en Veterinària col. B-4043

Educadora Canina

 

 

LA SOCIALIZACIÓN DEL CACHORRO

  

    Durante el crecimiento de nuestro cachorro existe una etapa de vital importancia para el correcto desarrollo de su conducta: el período de socialización.

 

 

    El desarrollo de la conducta de nuestros cachorros es fruto de la genética (heredada de sus padres) y sobretodo del efecto del ambiente (todo aquello que lo rodea, las nuevas experiencias y el aprendizaje)

 

 

    El periodo de socialización coincide con lo que llamamos el periodo sensible del animal cuando es especialmente receptivo a un determinado entorno que ejerce un efecto intenso y perdurable sobre el comportamiento. Así pues el aprendizaje que se haga en este periodo será asimilado de por vida, pero pasado este periodo podemos continuar introduciendo cosas nuevas aunque la adaptación será más difícil, pero no imposible.

 

 

    Los perros son animales que nacen con un sistema nervioso central todavía inmaduro, hecho que limita sus capacidades sensoriales, que se irán desarrollando a medida que el cachorro vaya creciendo. Se sabe del paralelismo existente entre el sistema nervioso central y el comportamiento, viendo que un determinado patrón del sistema central establece un patrón de conducta. Durante el desarrollo de la conducta el sistema nervioso se va organizando y por eso el ambiente afecta también la organización del sistema nervioso central. Así pues, es muy importante tratar adecuadamente los cachorros si queremos que de adultos sean individuos equilibrados.

 

 

    El periodo de socialización en perros va de las 3 a les 12 semanas de edad. Este periodo se inicia cuando nuestro cachorro empieza a oír y a ver, y se acaba cuando empieza a sentir miedo.

 

 

    Durante este periodo el perrito construye una imagen de cómo es su mundo, tanto a lo que se refiere a ámbitos sociales como a los no sociales. Nos interesa especialmente crear una imagen del mundo lo más amplia posible.

 

 

    Este periodo es fundamental para el desarrollo de la conducta afectando 3 ámbitos distintos:

 

 

1_La conducta social:

 

         - Aprende cómo son los individuos de su especie y cómo se comportan, por eso es importante

           que el cachorro pueda estar con la madre hasta las 7 semanas de edad (las aprende de la  

           madre y de los hermanos a través del juego.

 

         - Aprende cómo son las otras especies de forma visual, y por eso nos interesa que vea muchos

           animales y humanos distintos y de distintas edades (un niño pequeño es muy distinto de un          

           adulto o un abuelo).

 

  2_ Habituación a estímulos ambientales:

         

         - Durante este periodo tiene muy desarrolladas las conductas de exploración y juego que  

           favorecen el   aprendizaje

 

         - Le proporcionaremos un ambiente estable pero no monótono.

 

  3_ Adquisición de pautas de eliminación:

 

          - A partir de las 6-7 semanas orinan y defecan fuera de su camita, buscando y olisqueando dónde  hacerlo.

 

 

  

VERÒNICA SALA

Llicenciada en Veterinària col. B-4043

Educadora Canina

 

 

 

 

 

 
 volver
info@educacioncanina.com - Todos los derechos reservados - Resolución mínima de 800x600 - Política de Privacidad