EDUCACION CANINA
    
E D U C A C I Ó N   C A N I N A    
 
 
 
  

El desarrollo de los cachorros consta de diferentes etapas. De ellas, la más importante por su impacto en el futuro comportamiento de nuestros perros y gatos es la conocida como periodo de socialización. En él se adquieren las pautas de conducta social, tanto con otros perros como con las personas, la habituación a los estímulos ambientales y la adquisición de hábitos higiénicos. Es decir, es cuando nuestros animales se familiarizan con todo tipo de personas, animales, sitios y cosas.

El periodo de socialización, en los perros, comprende desde la 3ª hasta la 12ª semanas de edad, mientras que en los gatitos empieza en la segunda semana y termina en la séptima.

 

En general, se considera que la edad óptima para adoptar a los cachorros es a la séptima semana: de esta manera, se les ofrece la posibilidad de pasar un tiempo con la madre y sus compañeros de camada para socializarse con otros perros, y permite también una correcta socialización a las personas.

 

¿Qué puede pasar si no se realiza una buena socialización?

 

Los primeros meses de vida de un animal son los más importantes para su desarrollo. Si no se realiza una buena socialización pueden aparecer problemas con un pronóstico difícil:

1.      Socialización deficiente con personas y/o perros: los cachorros que no han tenido la oportunidad de tener contacto con personas tendrán más posibilidades de reaccionar tímidamente ante nosotros, mostrarán miedo e incluso podrán exhibir agresividad. Por otro lado, si no han podido tener contacto con perros, no reconocerán a sus compañeros de especie como tales, pudiendo reaccionar igualmente con miedo y agresividad. Además, los contactos con la madre y los compañeros de camada permiten al cachorro a aprender a controlar sus mordiscos.

2.      Aprendizaje incorrecto de los hábitos de eliminación: Mantener a los cachorros en espacios pequeños que no permitan diferenciar la zona de descanso con la de orinar y defecar puede impedir que adquieran unos hábitos de eliminación correctos.

3.      Falta de habituación a estímulos ambientales: Las ciudades son ambientes con gran cantidad de estímulos. Los cachorros que no han podido acostumbrarse a ellos, podrán tener dificultades para adaptarse.

 

¿Con quién debo socializar a mi cachorro?

 

¡CON TODO EL MUNDO! Para un perro, un hombre maduro de 90 kilos no es lo mismo que un bebé que empieza a gatear. Nuestro perro debe conocer al mayor número de personas, animales y cosas diferentes, intentando prever situaciones futuras: hombres, mujeres y niños de todas las edades y apariencias posibles, perros grandes y pequeños, gatos, bicicletas…

Es muy importante que todos los contactos que tenga nuestro cachorro sean POSITIVOS: queremos que nuestros perros y gatos disfruten encontrándose con gente. Los niños suelen jugar bruscamente, corriendo y gritando, y pueden asustar involuntariamente a los animales. Por ello es importante que la socialización con niños se lleve a cabo bajo supervisión.

 

Mi veterinario me ha aconsejado que nuestro perro no salga a la calle hasta finalizar sus vacunas… ¿Qué puedo hacer?

 

Existen muchas pautas de vacunación diferentes, algunas permiten la vacunación de los cachorros antes de los tres meses. No obstante, existen otras formas para proporcionar una buena socialización: las clases de cachorros representan una buena opción. En ellas se reúnen cachorros (sin enfermedades contagiosas) y permiten que los animales se relacionen entre ellos y con sus propietarios. Otra opción es sacar a los cachorros a la calle en brazos para que se familiaricen con el ajetreo de las grandes ciudades.

 

 

REGLAS PARA UNA BUENA SOCIALIZACIÓN:

1. Proporcionar a nuestros cachorros el mayor contacto posible con todo tipo de personas, incluidos los niños.

2. Proporcionar un buen contacto con otros perros.

3. Asegurarse que todos los contactos con perros y personas sean positivos.

4. Evitar adoptar cachorros que hayan sido separados de sus madres antes de las siete semanas o no hayan tenido contacto con personas durante la socialización.

5. No finalizar la socialización a los 3 meses: es necesario reforzar estos contactos para evitar que se acabe perdiendo la sociabilidad previamente adquirida.


No duden en ponerse en contacto con nosotros para cualquier consulta al respecto.

Ester Fernàndez Sagués-copyright, COVB número 3786

 
 volver
info@educacioncanina.com - Todos los derechos reservados - Resolución mínima de 800x600 - Política de Privacidad