EDUCACION CANINA
    
E D U C A C I Ó N   C A N I N A    
 
 
 
  

La llegada de una nueva mascota a nuestro hogar nos aporta innumerables beneficios personales, pero también conlleva consigo muchas responsabilidades. El agua y la comida son indispensables para nuestros perros, gatos, conejos… pero no son sus únicas necesidades. Si no se pueden satisfacer otras necesidades, a saber, ejercicio, estimulación, contacto social…, se pueden desarrollar problemas de conducta. Cada año, miles de perros y gatos son abandonados e incluso eutanasiados por problemas de conducta que, en muchas ocasiones, podrían haber sido evitados.

Las patologías de conducta pueden afectar a la relación con nuestras mascotas, pueden ocasionar molestias a los vecinos, conllevar gastos económicos… y en la mayoría de casos, implican una falta de bienestar de nuestras mascotas: la mejor medicina es la prevención.

 

 

¿QUÉ ES LO QUE MÁS NECESITA MI PERRO? ¿Y MI GATO?

 

Lo más importante, tanto para perros como para gatos, es ¡UN PROPIETARIO BIEN INFORMADO! Debemos informarnos incluso antes de adoptar a un animal. En general, nos informamos cuando compramos un coche nuevo o una secadora, para hacer funcionar el dvd… pero en cambio, solemos descuidar este aspecto cuando decidimos adquirir una nueva mascota. En muchas ocasiones se espera lo imposible de nuestros cachorros (por ejemplo, que aprendan a orinar en la calle sin que les enseñemos a hacerlo), y si estas expectativas no se cumplen (aunque no sean realistas) la relación con nuestro animal se resiente. Además, y como ya hemos comentado anteriormente, los problemas de conducta pueden tener múltiples consecuencias, tanto para el bienestar de los animales, como para el de sus propietarios o las personas que les rodean.

 

Actualmente existen en el mercado muy buenas fuentes de información para la educación de nuestros cachorros: libros, dvd’s divulgativos, clases para cachorros, seminarios...

 

 

¿MI PERRO TIENE UN PROBLEMA DE CONDUCTA?

 

Los problemas de comportamiento son todas aquellas conductas que resultan molestas y/o peligrosas para las personas, otros perros o animales o inclusos para el propio animal. Esto no implica que dichas conductas sean anormales; las conductas anormales son conocidas como patologías del comportamiento. Veamos un ejemplo: escarbar hoyos en el jardín es una conducta normal de los perros, pero en ocasiones puede resultar muy molesta para los propietarios (se trata de un problema de conducta pero no de una patología).

Tanto en un caso como en el otro la solución pasa por las manos de un especialista, ya sea un veterinario o un educador.

 

Periódicamente iremos publicando en nuestra Web una serie de consejos prácticos que se podrán encontrar en el Rincón del Especialista. Esperamos que os sirvan de ayuda.

No dudéis en poneros en contacto con nosotros ante cualquier duda.

 
 volver
info@educacioncanina.com - Todos los derechos reservados - Resolución mínima de 800x600 - Política de Privacidad